Decisión judicial debe obedecer a un análisis estricto de todas las pretensiones y excepciones formuladas por las partes

“La decisión judicial debe obedecer a un análisis estricto de todas las pretensiones, hechos, pruebas y excepciones formuladas por las partes y debe expresar con claridad los argumentos que llevaron al juez a la respectiva decisión, con lo cual además se puede controlar la adecuación de la sentencia a la ley”. Así se pronunció la Sala al analizar la decisión de instancia que declaró probada la excepción de “falta de causa para pedir” y negó las pretensiones de la demanda instaurada por Siderúrgica del Norte S.A. contra la Secretaría de Hacienda del Departamento del Atlántico. En este caso, “el Tribunal Administrativo del Atlántico se limitó a analizar la excepción de “falta de causa para pedir” formulada por la demandada y estudió solo uno de los puntos del debate, esto es, el que tenía que ver con la posibilidad jurídica de aplicar al contribuyente una sanción reducida por el hecho de haber subsanado la omisión de enviar la información que le solicitó la Administración. Por lo tanto, se echa de menos el análisis de los demás argumentos de las partes y del acervo probatorio en el que tales argumentos se sustentan”.

Ahora bien, “al tiempo que el Tribunal negó las pretensiones de la demanda declaró probada la excepción de “falta de causa para pedir”, decisiones que son incompatibles entre sí, toda vez que si se demuestra que no hay objeto para pedir, el estudio del fondo del asunto se tornaría improcedente, lo que conduciría, por ejemplo, a un fallo inhibitorio”. Por lo anterior, la Corporación revocó “el numeral primero de la sentencia apelada, que dio prosperidad a la excepción de falta de causa para pedir, propuesta en la contestación de la demanda, y la confirmó en lo demás”.

Tomado de Articulo20

22 septiembre, 2014