Caldas alista un plan para formalizar la minería

“Le llegó el momento a Marmato, nos vamos a meter de pies y manos a trabajar para que cambien las situaciones de hace más de 100 años”, aseguró el director nacional de Formalización Minera, Alain de Jesús Henao, quien participó ayer en la Segunda Mesa Interinstitucional Minera de Caldas, a la que asistieron delegados nacionales, departamentales y locales para buscarle una salida a la minería informal.

Y es que en este municipio, según el director de la Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas), Raúl Jiménez, “todas las fuentes hídricas están contaminadas” a causa de esta actividad, y además preocupa la proliferación de plantas de beneficio (o molinos improvisados), para lavar el oro extraído de los socavones.

Este es solo uno de los aspectos alarmantes del municipio y que representan un problema a nivel ambiental, en gestión del riesgo, laboral y social.

Pero además de las acciones que año tras año se han planteado desde esta Alcaldía, la Secretaría de Gobierno de Caldas y otras entidades para mitigar la situación, ahora un fallo le ordena a la Gobernación de Caldas, la Agencia Nacional Minera y Corpocaldas que formalice la labor de por lo menos 2.900 personas dedicadas a la minería, cifra que arrojó el último censo minero de Marmato, en el 2012.

“Todos tienen responsabilidad frente al cumplimiento y acatamiento del fallo”, dijo el secretario de Gobierno departamental, Jorge Andrés Gómez, y agregó que desde estas entidades se estaba trabajando en el tema “pero cada uno por su lado”, de ahí la importancia del encuentro.

De otro lado, el director de Formalización Minera explicó que para atender casos como los de Marmato, se instauró la figura de subcontratos de formalización minera.

“Consiste en que, en acuerdo con el titular de la mina, se firmen subcontratos para que las personas que han estado sobre ese título, ejerzan la minería pero respondiendo por temas ambientales y de seguridad”, dijo.

Esta figura implica que la formalización se dé con cooperativas o asociaciones, “porque no podemos seguir hablando de formalizar mineros individuales, es necesario que se unan a cooperativas para ayudar con recursos y asistencia técnica”, destacó Henao.

El funcionario recordó que una situación similar se dio en Buriticá (Antioquia), “donde prácticamente hicieron un queso gruyer” en las montañas, y fue necesaria la participación del Estado para legalizar a los mineros.

Subrayó que para lograr esto en Marmato, “habrá que ceder de parte y parte: la gran empresa minera, permitiendo lugares para ejercer la minería, y los mineros, explotando, pero no en estas condiciones”.

El Secretario de Gobierno señaló que el proceso tomará tiempo, pues aunque tienen el censo minero, necesitan unos mapas de georeferenciación para detectar el número real de minas y “de ahí, empezar el plan”.

Tomado de eltiempo.com

22 septiembre, 2014